El ejercicio profesional de la psicoterapia sostiene un peso de responsabilidad que requiere un espacio de apoyo y encuentro entre colegas. Además, en el proceso que se da con el paciente hay filtros que conviene limpiar y contemplar desde miradas externas que puedan ampliar la perspectiva, y los puntos ciegos que inevitablemente se dan en el trabajo.
Este es el doble sentido de la supervisión indirecta.
Hay dos modalidades, la individual donde se encuentra terapeuta y supervisor/a y la grupal que se realiza en grupos pequeños con supervisor/a. En este último hay una mayor multiplicidad de perspectivas y un mayor aprendizaje mutuo.
Todo profesional de la psicoterapia necesita un lugar donde compartir y seguir ampliando su conciencia.
La supervisión se puede hacer después de terminar la formación para el trabajo inicial como terapeuta u otras áreas de trabajo (educación, ámbito sanitario,…) en las que hay relaciones interpersonales.

Psicóloga y Psicoterapeuta de Orientación Gestáltica (reconocida por la FEAP) Terapeuta Familiar, Formación en Psicoterapia Integrativa (programa SAT), Técnicas Grupales y Movimiento Auténtico. Miembro Titular de la AETG. Fundadora y Directora del Centro de Formación.

Psicóloga Clínica y Psicoterapeuta de Orientación Gestáltica (reconocida por la FEAP). Formación en Psicoterapia Integrativa (programa SAT). Técnicas Grupales y Psicodiagnóstico de Rorschach. Miembro Titular de la AETG. Fundadora y Directora del Centro de Formación.