El aprendizaje y uso de la pintura como recurso terapéutico
Este es un taller teórico-práctico donde se vivencia y comprende cómo, a través de la pintura, se pueden abordar los distintos aspectos del encuentro terapéutico.
Pintar, como cualquier acto humano, pone de manifiesto un ciclo gestáltico donde se dan todas las interrupciones neuróticas que impiden la concreción del deseo y la necesidad. La acción muestra lo que el lenguaje hablado muchas veces esconde.
La expresión plástica queda detenida en la primera infancia, que es también cuando el carácter se estructura como adaptación y forma de respuesta a la falta del amor anhelado, quedando en consecuencia también limitada la genuina expresión de nuestro ser.
Las distintas formas de percibir, configurar la realidad, contactar, moverse, relacionarse con la autoridad, escucharse, darse o no permiso para la libre expresión, en suma, el carácter y el ciclo del deseo y sus interrupciones aparecen, puede verse y trabajarse a través de un encuentro a través de la pintura.
El trabajo entonces, lejos de interpretar las imágenes, se centra en poner la atención en la forma de percibir, configurar y expresar nuestra propia realidad interna.
Los distintos aspectos del lenguaje plástico evocan y resuenan con cada uno de nuestros cuerpos (físico, emocional, mental y energético), permitiendo trabajarlos con claridad y tomando conciencia de dónde y cuándo entorpecemos su libre manifestación.
Así, el fin último del trabajo es recuperar la confianza perdida en la propia expresión de nuestra forma única y original de percibir y estar en el mundo. Desde este enfoque entonces, la pintura se transforma en una poderosa herramienta y recurso para el trabajo de conciencia.
[toggle_box]
[toggle_item title=»Carlos Fortunato Fernández» active=»true»]
Licenciado en Bellas Artes, diseñador gráfico, ceramista y terapeuta gestáltico.
Ejerce como director de arte y diseñador gráfico especializado en Marketing Directo durante diez años, obteniendo el premio de Oro de la AEMD.
Realiza diversos cursos de formación en cerámica con Ramón Fort, Francisco Gálvez y con Joan LLacer en la Escuela Madrileña de Cerámica de la Moncloa
Al tiempo se forma como terapeuta gestáltico infantil en Umayquipa, centro dirigido por Loretta Cornejo, para después formarse como terapeuta gestáltico para adultos en Ciphar, centro dirigido por Paco Peñarrubia .
Desde este enfoque terapéutico, crea una forma de aprender a pintar, donde los contenidos plásticos se aprenden a través de la expresión de las imágenes profundas de los alumnos.
Desde hace más de 15 años, trabaja en consulta privada, imparte talleres regulares de pintura y da formación a profesores, arte-terapeutas y trabajadores de la salud.
www.carlosfortunato.com
[/toggle_item]
[/toggle_box]